Fotolia_99319663_L_bea

Cuando se trata de calor, es hora de Diphyl

El calor es necesario para producir casi en todas partes, en todas las industrias. Las temperaturas a menudo suben hasta 400° Celsius o más. Muchos procesos de producción no son viables sin fluidos de transferencia de calor, que permiten que el calor se transmita a la próxima estación y no se pierda. Como resultado, muchas plantas de producción dependen de fluidos de transferencia de calor orgánicos, tales como Diphyl de LANXESS.

La importancia de temperaturas exactas y constantes

Fibre-ProductionLos fluidos orgánicos de transferencia de calor son sin duda una buena idea cuando se trata de mantener el calor, tanto a altas como a bajas temperaturas de funcionamiento. Pueden dividirse en dos categorías: aceite mineral y sintético. A altas temperaturas, en particular, los medios de transferencia de calor orgánicos sintéticos son la mejor solución.
Se utilizan dondequiera que el control preciso de la temperatura sea importante. Esto se aplica, por ejemplo, a la fabricación y procesamiento de plásticos, fibras sintéticas y caucho, en la industria de la transformación de madera y metales. Los medios de transferencia de calor son indispensables cuando se trata de fabricar PET y de transformarlo en fibras y botellas.
Las características distintivas de los medios de transferencia de calor sintéticos son sus altos rangos de ebullición, alta estabilidad térmica y larga vida útil. Por lo tanto, son particularmente adecuados para una gestión de procesos completamente estables a temperatura en intervalos de temperaturas de 300 a 400 ºC. En estas condiciones, la gama Diphyl de LANXESS demuestra su valor -más de 85 años después de su primera salida al mercado. Gracias a su estabilidad térmica única y durabilidad, Diphyl es también conocido como la Grande Dame de fluidos de transferencia de calor.

Rendimiento constante durante miles de horas de operación

El nombre Diphyl da cuenta de una familia de productos que mezclan óxido de difenilo y bifenilo. El líquido claro, ligeramente amarillento tiene baja viscosidad y su punto de solidificación es de 12° C. Esto es claramente inferior al de los compuestos puros. Diphyl es, por consiguiente, líquido ya a temperatura ambiente, y puede ser fácilmente introducido en la planta. En contraste con el agua, su volumen disminuye cuando el líquido se solidifica. Esto es una ventaja para los instrumentos y las tuberías: no se dañan por la solidificación del Diphyl contenido en ellos.

Químicamente, este medio de transferencia de calor patentado en 1929, que soporta temperaturas de hasta 400° C, no es complejo. Diphyl permanece casi constante en sus propiedades durante miles de horas de operación, incluso bajo un calor extremo. A temperaturas superiores a 340° C, el producto es único. En comparación con los medios de transferencia de calor a base de aceite mineral, Diphyl garantiza una mayor estabilidad térmica con óptimas propiedades de transferencia de calor y una larga vida útil.

Ventajas en la fase de vapor

Copyright: Fotolia_84887368_XLEn la fase de vapor, particularmente, Diphyl muestra por qué la mezcla de bifenilo y óxido de difenilo resulta ser tan buena en la práctica. La composición de la mezcla tiene un punto de ebullición exacto, del cual los fabricantes pueden hacer buen uso en la fase de vapor. Para un cumplimiento preciso de la temperatura, tal como se requiere en los procesos de hilado y, sobre todo, de polimerización, esto es a menudo crucial para la calidad del producto fabricado.
Murdotec Kunststoffe, un fabricante de productos termoplásticos semielaborados de Dortmund, fabrica plásticos de alta calidad para la ingeniería mecánica. La empresa utiliza Diphyl DT como el medio de transferencia de calor en la producción. “En la fabricación de productos semielaborados a partir de polietileno de peso molecular ultra alto, en nuestra planta de prensado, se requieren temperaturas entre 20° C y 240° C. Las temperaturas de alimentación y las temperaturas de la película por encima de 300° C en el sistema de calefacción y baja viscosidad a temperaturas inferiores a 40° C fueron las razones decisivas para el uso de Diphyl DT. El excelente servicio del distribuidor de LANXESS, Obermeier, de Bad Berleburg, confirmó nuestra decisión”, explica Josef Ikemann, CEO de Murdotec Kunststoffe GmbH & Co. KG.

Servicio integral

Copyright: shutterstock_200842082Los sistemas de transferencia de calor trabajan directamente en el “corazón” de la planta de producción industrial, por lo que es esencial para la seguridad que funcionen de forma fiable. Cada medio de transferencia de calor orgánico envejece debido al estrés a alta temperatura, con reacciones de disociación gradual. Por lo tanto, tanto la elección como el mantenimiento del medio de transferencia de calor deben estar exactamente en sintonía con el proceso relevante y el diseño de la planta.

Vale la pena discutir el uso de medios de transferencia de calor con expertos con experiencia principalmente en la fase de planificación de un sistema de transferencia de calor. Operar sus propias plantas de producción con Diphyl, ha familiarizado a LANXESS desde hace muchos años no sólo con las propiedades físicas de sus medios de transferencia de calor, sino también con soluciones para su aplicación práctica. La empresa ofrece a sus clientes su experiencia acumulada al desarrollar y optimizar el diseño de una planta.

Los especialistas de LANXESS Distribution ofrecen un amplio servicio de pre y posventa en términos de aplicación técnica. También organizan talleres para sus clientes. Estos se organizan en cooperación con los fabricantes de plantas y fabricantes de bombas, por lo que los participantes reciben información de amplio alcance en pocos días.

Para obtener más información sobre Diphyl y sus aplicaciones, visite: www.diphyl.com