Linka_webmag

Kai Linka trabaja en la planta de hidrogenación en Krefeld-Uerdingen, donde se fabrican sintéticamente productos LANXESS tales como adipol, mentol y timol. En su tiempo libre, al experto técnico le gusta bucear y explora el mundo submarino.

PICT0069_bearbeitetKai Linka se desliza ingrávido por las aguas del lago artificial. No se oye nada, salvo la lenta respiración  ropia, cuando Kai Linka, de 37 años, toma aire del tubo de oxígeno por medio del regulador y vuelve a exhalarlo en forma burbujeante. Pero en cambio aquí abajo, a metros de profundidad bajo la superficie del agua, hay mucho para ver: raíces undosas, ondulantes plantas subacuáticas, peces irisados.

«Para mí, esto es relajación pura», dice el experto técnico, que hasta hace dos años aún se desempeñaba como operador en la planta de  hidrogenación perteneciente a la BU Advanced Industrial Intermediates. “Lo más lindo es estar en medio de la proliferación de algas en la primavera y antes de que las plantas mueran en otoño. En ese momento el agua está cristalina.” Un traj  seco de buceo, que probablemente esté compuesto de un producto de LANXESS, lo protege del frío. Ya que los trajes de buceo se fabrican con cauchos de cloropreno como Baypren®. En invierno, Linka usa debajo ropa térmica para poder bucear durante todo el año, directamente frente a la puerta de su casa, ya que en la zona del Bajo Rin existen numerosos lagos artificiales.

En las vacaciones, Kai Linka viaja a paraísos de buceo cuyos arrecifes coralinos atraen a muchos peces coloridos. Tres años atrás, el renano vivió una aventura fantástica cuando buceó frente a las Islas Orcadas de Escocia en busca de restos de naufragios de buques deguerra hundidos. El gusto por ello se lo transmitió su tío, amante del buceo, hace más de 20 años. Apenas terminó la escuela, y paralelamente a su formación en Bayer, Linka obtuvo su primer certificado de buceo. En la actualidad, posee la insignia de plata de la asociación alemana y se entrena para el oro. “Es mi meta para 2015.”