I_1_ION_sugar

Lewatit® endulza el día

Gracias a las resinas de intercambio iónico, el azúcar se convierte en ese producto blanco y dulce que tenemos en nuestra alacena. No sólo nos gusta usar el azúcar para nuestra repostería de Navidad. Ya sea en el café, en el té o para el vino caliente: no hay un disfrute diario sin algo dulce.

Lewatit® endulza el día

I_2_ION_sugar Pero antes de que el azúcar de caña se convierta en fino azúcar blanco o azúcar líquido para la industria de la golosina, tiene que pasar por un proceso más extenso.  Primero se saca un extracto del azúcar de remolacha y de la caña. Además de la ansiada sacarosa, o sea el azúcar, éste contiene también sales, ácidos y proteínas.  Para quitar las substancias que no contienen azúcar, el jugo crudo es mezclado con leche de cal y cal quemada. Luego se le agrega dióxido de carbono hasta que se origine un jugo amarillo-marrón. Ahora llegó el momento de las resinas de intercambio iónico de LANXESS: con ellas se filtra el jugo oscuro y así es desalado o ablandado. Como resultado se obtiene un líquido amarillo claro, transparente. Se espesa en estaciones de evaporador, es decolorado otra vez con intercambiadores de iones y a continuación se cristaliza.  Finalmente se obtiene el azúcar refinado, o sea, azúcar blanco de la más alta calidad.

Las resinas de intercambio iónico actúan de forma sencilla: las perlas de polímero de color beige o ámbar fijan determinados iones de las soluciones de azúcar de caña y en su lugar entregan otros iones a la solución. De esta manera, por ejemplo, atraen sales indeseadas y en su lugar agregan a la solución de azúcar de caña iones de hidróxido e hidrógeno – o sea, liberan agua.  Para quitar el color oscuro del azúcar de caña, las perlas de polímero absorben las moléculas de color, sin entregar otros iones.  Este procedimiento ya convenció a más de 1.000 clientes de la industria alimenticia a nivel mundial.  También en Alemania Lewatit® se impuso completamente: “Las empresas productoras de azúcar líderes alemanas emplean nuestras resinas de intercambio iónico”, explica Hans-Karl Soest, director de marketing técnico de LANXESS Business Unit Liquid Purification Technologies (BU LPT).

Emplean las pequeñas bolitas, por ejemplo, para la preparación de tragos suaves, yogures, pan, cerveza, caramelos de goma e incluso dentífrico. Lewatit se utiliza también para otros edulcorantes, llamados “Sweetener”. Para poder hacer frente a la creciente demanda, la planta madre en Leverkusen obtuvo refuerzos: desde abril del año 1999 las resinas también son producidas por la Bitterfelder IAB Intercambiadores de Iones S.R.L, una hija 100 % de LANXESS.

 

www.lewatit.com